E. P. CALIDAD = E. P. SEGURIDAD

ESPACIO PÚBLICO CALIDAD = ESPACIO PÚBLICO SEGURIDAD

Muy productiva la charla y taller que tuvimos oportunidad de desarrollar en el II Congreso Internacional de Seguridad Vial.

Planteamos como herramienta base de análisis la atención consciente y la reflexión para detectar los problemas y situaciones que implican posibles riesgos. Y reivindicamos que en el espacio público, aplicar el rigor normativo es una exigencia de mínimos pero no supone una garantía para diseñar un espacio urbano de calidad. Creemos que la creatividad es clave para diseñar lugares agradables, vivibles, humanos y seguros. Un diseño urbano de calidad influye además en crear una ciudad con mayor seguridad ciudadana y con mayor seguridad vial. También influye a nivel perceptivo aumentando el sentido de identidad y grado de satisfacción de las personas que habitan ese entorno. Desde la perspectiva del peatón, una ciudad con un espacio público de calidad es una ciudad que reduce los riesgos en seguridad vial porque implica una buena relación coche, bicicleta y peatón, lo que la hace más habitable, usable, andable, y además tiene en cuenta los grupos más débiles como discapacitados, personas de movilidad reducida, niños y ancianos.

Charla alargada

Reconocida la importancia del espacio público en la calidad de vida de la ciudad, ¿por qué nos centramos en la importancia de la seguridad vial en los entornos escolares?

Los centros educativos concentran diariamente gran porcentaje de población. Además, si tenemos en cuenta la población infantil como grupo de riesgo respecto a la seguridad vial y el carácter educativo de los centros, estos puntos son claves dentro de la vida del barrio. Por tanto, las mejoras que practiquemos en estos entornos tendrán un impacto directo sobre la percepción del barrio. Acciones de este tipo en combinación con otras como los caminos escolares seguros influyen positivamente en el desarrollo infantil y en la actitud de los niños hacia el colegio y hacia su barrio.

 2en1taller

En el taller se volcaron propuestas muy interesantes para dar soluciones a entornos escolares que presentaban problemas de inseguridad vial. Pudimos comprobar que la presencia de los centros educativos en muchos casos, no recibe a nivel de diseño urbano, un tratamiento diferencial. Planteamos que se podría transformar el diseño urbano de estos entornos de manera que permitierá identificar a todos los usuarios, de forma consciente y no consciente, que están transitando por un espacio de características singulares. El buen diseño debe ser intuitivo, cómodo y fácil de interpretar. Policías, educadores, psicólogos, sociólogos, ingenieros, responsables de la administración,… Todos colaboraron en aportar ideas y construir un debate muy enriquecedor.

En materia de seguridad vial la aportación de todos es clave en la búsqueda de obtener buenos resultados.